EL EVANGELIO DEL REINO (2)

“Venga tu reino” (Mat. 6:10).
 
Lectura: Salmo 145:11-13.
 
Siguiendo nuestro estudio sobre el reino de Dios, vamos a consultar la enciclopedia bíblica: “Según los sinópticos, el reino de Dios fue el tema central de la enseñanza de Jesús. Ocurre 14 veces en Marcos, 32 veces en Lucas, pero solo 4 veces en Mateo. Él substituye el término “reino de los cielos”. Los dos términos son intercambiables (Mat 19:23, 24).
 
En cuanto a su significado básico, algunos eruditos opinan que conlleva la idea abstracta de la esfera donde Dios gobierna o gobernará, o la idea concreta de la esfera donde reinará en la edad venidera: “Jehová estableció en los cielos su trono, y su reino domina sobre todos” (Salmo 103:19). La venida del reino de Dios es un evento escatológico que será manifiesto en la tierra cuando Dios juzgue a sus enemigos, salve a los justos, y redima y restaure a la creación caída de la carga de toda maldad. Además de ser escatológico, es también presente: “El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros” (Lucas 17:21). Es estar sujeto al gobierno de Dios, como niños a sus padres, aquí y ahora: “De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él” (Marcos 10:15). Es algo que las personas han de buscar no solamente en el futuro: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mat. 6:33), pero en su existencia presente, porque el reino de Dios en realidad ha venido entre ellos en la persona y obras de Jesús: “Pero si yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios” (Mat. 12:28).  
 
Algunos textos refieren al reino como una realidad presente y otros como algo futuro: “Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno” (Marcos 9:47). Mateo 11:11 contrasta el orden viejo de los profetas que terminó con Juan el Bautista, con el nuevo orden inaugurado por Jesús, llamado “el reino de los cielos”: “De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él”. Esto es porque el más pequeño en este nuevo orden goza de los beneficios que Jesús ha proporcionado que no estaban asequibles anteriormente. Jesús dijo a los sacerdotes y ancianos del pueblo que rechazaron su mensaje: “De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios” (Mat. 21:31). A los fariseos que se opusieron a Jesús les dijo: “Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando” (Mat. 23:13).” Hasta aquí, un resumen de la información encontrada en la enciclopedia bíblica.
 
El reino de los cielos es un reino futuro y un reino presente, ambas cosas, y hay textos para soportar cada aspecto de esta realidad. Es como nuestra salvación, que es presente pero tiene un cumplimiento completo en el futuro. Esta es nuestra bendita esperanza.   

Copyright © 2022 Devocionales Margarita Burt, All rights reserved.